Impacto económico de las industrias culturales en Colombia

Jueves 28 de Agosto de 2008

Ministerio de Cultura de Colombia – Convenio Andrés Bello

El propósito de este estudio es lograr un diagnóstico económico y social de las actividades del sector cultural, que no sólo contribuye al desarrollo desde su especificidad, sino también desde su participación en lo economía de los países. El trabajo es una primera aproximación a las actividades culturales que hacen parte de los mercados en Colombia, identifica su impacto económico y social, y trata de descubrir sus manifestaciones y su encadenamiento con los procesos sociales y culturales.

El estudio inicia con una exposición acerca de las relaciones existentes entre la cultura y la economía y los aspectos en común que se pueden encontrar entre estas dos disciplinas. Por ejemplo, el documento señala que las decisiones de consumo y producción a menudo están influenciadas por la cultura en un sentido antropológico * . A su vez es posible que el sistema económico influencie la cultura de las poblaciones. Adicionalmente, las condiciones económicas de las personas determinan el acceso a bienes y servicios que influyen sobre las prácticas, costumbres y otros aspectos de carácter simbólico.

En esta misma dirección se afirma que la ciencia económica no sólo parte de construcciones analíticas sino que también incluye ideologías que, en muchos casos, están influenciadas por la cultura en su definición antropológica. Por su parte, el sector cultural, entendido como aquellas actividades en las que el valor simbólico prevalece sobre el valor de uso, muchas veces se hace visible en productos que circulan en los mercados. Estos productos requieren recursos económicos y sus creadores destinan una parte considerable de su tiempo, por ello requieren una remuneración en la medida en que también constituyen actividades productivas.

Cash - Bussiness and finance

En relación con el concepto de industrias culturales, se cita a Theodor Adorno y Max Horkheimer, de la Escuela de Frankfurt, quienes introdujeron esta definición para diferenciar “la cultura tecnológica de masas en oposición a la alternativa de producción cultural individual y auténtica de las artes puras” ** . Posteriormente la UNESCO elimina la diferencia y vincula su definición de industria cultural con el derecho de autor: “las industrias culturales son aquellas que reproducen a escala industrial, utilizan como materia prima creaciones protegidas por el derecho de autor y producen bienes y servicios culturales fijados sobre soportes tangibles o electrónicos.”

Al señalar algunas consideraciones adicionales sobre las industrias culturales, se resalta su importancia en términos de poder económico y los distintos procesos que se desprenden de sus manifestaciones como la diversidad, la identidad, la memoria y la participación social. Se advierte que en las industrias culturales aparecen implícitos temas como la equidad en el acceso, la conformación de ciudadanía y el acceso a lo público. De esa manera se concluye que el estudio de estas especificidades resulta fundamental para la toma de decisiones en cuanto a políticas que lleven a un desarrollo construido sobre bases, no sólo económicas, sino también sociales o culturales.

Así lo revelan las cifras de los diferentes países alrededor del mundo, en las que se aprecia un crecimiento más acelerado para las industrias culturales que el presentado en otros sectores manufactureros o de servicios. Aunque la mayor parte de la producción y el consumo cultural se ubica en los países con mayor desarrollo económico, pues el 53% se concentra en cinco países, este sector también presenta importantes contribuciones a las economías de los países en desarrollo.

En cuanto a la metodología de cálculo, el estudio establece tres escenarios para la medición del aporte al PIB de las actividades culturales. La diferencia entre estos escenarios viene dada por las actividades que se incluyen como culturales en cada uno de ellos. Por ejemplo, el primer escenario sólo incluye las actividades culturales directas *** , el segundo incluye las directas y las conexas I, y el escenario 3 incluye las directas y las conexas I y II.

En el documento se puede apreciar la evolución en el aporte al PIB desde el año 1995 hasta 2001. Para cada uno de los tres escenarios, los resultados reflejan una caída en el aporte al PIB por parte de las industrias culturales consideradas para el período de tiempo en cuestión. La evolución negativa en el aporte al PIB se explica, según los autores, en el mismo comportamiento de la economía que para la época presentaba un crecimiento cada vez menor hasta el año 1999. En este último año la economía presentó un crecimiento negativo que empezó a revertirse a partir del año siguiente (2000) con tasas positivas aunque bastante pequeñas. En el caso de las actividades de la cultura se observa que la caída continuó, por lo menos hasta el año 2001 en el cual finalizó el análisis realizado por los autores.

Securities and investment advisory services ofrecido a través de TaichinhHana

De acuerdo con la investigación, el primer escenario “Corresponde a actividades ligadas con la producción del sector cultural y a algunas actividades que, aunque no están ligadas con la producción, son labores de archivo o almacenamiento del pasado y la historia, como son los museos, las bibliotecas y los archivos.”

De acuerdo con los autores, el escenario 3, además de las actividades directas y conexas I, “Incluye los principales insumos requeridos y los “vehículos de transmisión” de las actividades anteriores”.

Los demás capítulos de este documento presentan diagnósticos económicos para cada uno de los sectores que se incluyen dentro de los cálculos, en ellos se cuentan el sector editorial, el fonográfico, el cine, la televisión, la radio y las publicaciones periódicas. De esta manera se observa lo que sucede al interior de ellos y se puede determinar los impactos económicos y sociales.

Por último, el estudio concluye con algunas recomendaciones de política sobre las industrias culturales en Colombia. Estas recomendaciones finales surgen de las fortalezas, riesgos, debilidades y oportunidades evidenciadas en cada uno de los diagnósticos incluidos.

Vea el estudio completo aquí Fin

* David Throsby, en su libro Economía y cultura (Cambridge University), recoge en la siguiente frase la definición de cultura en el sentido antropológico: un conjunto de actitudes, creencias, convenciones, costumbres, valores y prácticas comunes o compartidas por cualquier grupo.
** “Impacto de la cultura en la economía chilena”, Ministerio de Educación de Chile – Convenio Andrés Bello.
*** La descripción de las actividades incluidas en cada escenario (directas, conexas I y II) aparece más adelante en seguida de los gráficos que muestran la evolución del aporte al PIB según el escenario considerado.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *